Colonia del Sacramento es una pequeña ciudad suspendida en el tiempo a la orilla del Río de la Plata en Uruguay. Sus empedrados imperfectos y su arquitectura colonial enamoran a quienes la visitan. Tiene un aire familiar y sereno, con personajes muy variopintos, una mezcla de gente tranquila de barrio, artesanos, músicos, y por sobretodo amantes del mate. A donde quieras que vayas encontrarás gente tomando mate, en las puertas de las casas, en la calle caminando y hasta a los restaurantes llevan su mate.

Fue fundada en 1860 por el portugués Manuel Lobo, y fue escenario de muchas batallas entre españoles y portugueses. En 1995 el barrio histórico de Colonia del Sacramento fue declarado Patrimonio de la Humanidad, lo que atrajo a muchos turistas de todas partes del mundo. A pesar de eso, ha sabido mantener su esencia, aquí el tiempo transcurre más lento, es como adentrarse en una máquina del tiempo alejada del ajetreado mundo moderno de las ciudades actuales.

¿Cómo llegar a Colonia del Sacramento?

Colonia del Sacramento se encuentra a 177 kilómetros de Montevideo, la capital de Uruguay, y por su ubicación es de fácil acceso tanto desde Uruguay como desde Argentina, su país vecino.
Si te encuentras en Uruguay, ya sea en Montevideo, Carmelo o Punta del Este, la mejor forma de llegar es en bus. Hay una amplia oferta para llegar hasta aquí ya que es un destino muy visitado.
En el caso que te encuentres en Buenos Aires, Argentina, puedes llegar en barco. Es un viaje de tan solo una hora y hay varias empresas que ofrecen este servicio, entre ellas Buquebus, Colonia Express, Seatcat o desde la zona de Tigre puedes ir con la Cacciola, que te acerca a Carmelo desde donde puedes tomarte un bus a Colonia. Muchas de estas empresas te ofrecen paquetes para ir y venir en el día.
La terminal de buses y barcos de Colonia se encuentra muy cerca del barrio histórico, por lo que podrás llegar caminando sin ninguna dificultad.
Otra alternativa es viajar en auto. En ese caso seguramente podrás aprovechar para visitar otras localidades uruguayas en el camino.

¿Cuándo viajo a Colonia del Sacramento?

Colonia del Sacramento se puede visitar todo el año, cada época tiene su encanto. Lo ideal son las estaciones intermedias, otoño y primavera, porque sus temperaturas son agradables para pasear por la ciudad. Durante los meses de verano el calor puede llegar a ser agobiante, esos días se puede aprovechar para descansar a la orilla del Río de la Plata.

Colonia del Sacramento
cielo claro
24.5 ° C
25 °
24 °
65%
3.6kmh
0%
mié
25 °
jue
26 °
vie
26 °
sáb
25 °
dom
28 °

¿Cómo moverse en la ciudad?

Sin lugar a dudas, la mejor manera de moverse en la ciudad es caminando, es una ciudad pequeña que se puede recorrer de punta a punta en un día. Parte del encanto de esta ciudad es perderse en sus calles, encontrar rincones olvidados, pequeños restaurantes o locales de artistas de la zona.
Si quieres ir un poco más allá del barrio historio puedes alquilar una bicicleta para pasear por la rambla junto al río o una moto o un carrito de golf y llegar hasta la antigua Plaza de Toros.
También puedes utilizar el transporte público o un taxi si quieren ir a zonas más alejadas del centro de la ciudad.

¿Dónde me alojo en Colonia del Sacramento?

Colonia de Sacramento cuenta con una gran variedad de alojamientos para todos los gustos y bolsillos, desde hostales con habitaciones compartidas hasta hoteles de lujo con un gran encanto en el centro de la ciudad. Lo ideal es alojarse cerca del barrio histórico, para poder disfrutar todo el encanto del lugar.
Colonia cuenta además con un camping abierto todo el año.
La demanda hotelera durante los fines de semana, sobre todo en aquello que tiene feriado, suele ser bastante alta por lo que en esos casos se recomienda hacer la reserva con anticipación.

¿Qué hacer en Colonia del Sacramento?

Colonia del Sacramento es un lugar ideal para relajarse y pasear. Es una ciudad amigable que puede recorrerse completa en un día.
Está poblada de árboles, flores, autos viejos, mensajes escritos en pizarras y el uso poco habitual de antiguos objetos, todo esto le da un aire histórico y a la vez bohemio. Sentarse en una pequeña mesa en el exterior a contemplar la ciudad es un gran placer, respirando su aire puro y disfrutando paz que allí se vive.

1. El barrio histórico de Colonia

Para recorrer la ciudad lo idea es llevar calzado cómodo, por sus calles empedradas.

El barrio histórico de Colonia es pequeño y se puede recorrer en un par de horas. Hay visitas guiadas organizadas por la Intendencia de Colonia por un valor aproximado de 10 dólares, las mismas duran aproximadamente 1 hora y media y recorre el barrio, sin embargo, pueden conocerlo tú mismo ayudado por un mapa si deseas encontrar los puntos de interés.
Este precioso espacio, detenido en el tiempo, se encuentra dentro de la antigua muralla y tiene diez cuadras de largo por cinco de ancho. Aquí vas a encontrar una mezcla de estilos arquitectónicos de España y Portugal.
Entre los lugares que más se destacan se encuentra:

  • La calle de los suspiros, un precioso callejón de casas antiguas, con una mezcla de colores y texturas de una belleza única. Hay diferentes versiones de porque se llama de esta manera, una de ellas dice que por aquí desfilaban los condenados a muerte que suspiraban por su agonía, otros afirman que era porque allí se encontraban los burdeles de la época, sin embargo, los más poéticos prefieren la versión que dice que si se presta atención allí se puede escuchar al viento silbar desde el Río de la Plata.
  • El faro de colonia se encuentra al lado de las ruinas del Convento de San Francisco. Se puede subir hasta la cima por la pequeña escalera caracol y apreciar desde allí las vistas de la ciudad y el Río de la Plata. El costo es muy accesible, de 2 dólares por persona.
  • La puerta de la ciudadela nos transporta a aquellos años que servía como fortaleza para proteger la ciudad. El portó de Campo, como también es conocido, era el punto de ingreso a la ciudad, posee un puente levadizo que era cerrado durante las noches y a los lados se encuentra parte de la imponente muralla que rodeaba la ciudad con sus cañones para defenderse de los enemigos.
  • La Basílica del Santísimo Sacramento fue la primera iglesia de Uruguay. Está ubicada en la plaza de las armas, en el interior puede apreciarse parte de las columnas de la construcción original.

Además, el barrio histórico cuenta con varios museos para visitar, pequeños pero interesantes, entre los destacados se encuentra el museo del azulejo, el museo municipal y la casa de Nacarello. Se abona un ticket general para ingresar a todos los museos de la ciudad. Para más información ingresar aquí.

La calle de los suspiros
La calle de los suspiros

2. El muelle viejo y el centro cultura Bastión del Carmen

A pocos metros del barrio histórico se encuentra un pequeño muelle conocido como el “puerto o muelle viejo”, donde amarran embarcaciones de la gente de la zona. Es precioso visitarlo en cualquier momento del día, pero los atardeceres aquí son momentos mágicos.
Desde allí se puede divisar el Bastión del Carmen, actualmente uno lo de los principales centros culturales de Colonia, que posee una interesante oferta de espectáculos y exposiciones de arte.  Fue construido en 1880 como fábrica de jabón, luego paso a ser lavadero de lanas y curtiembre, y actualmente es propiedad del Ministerio de Educación y Cultura.

El muelle viejo
El muelle viejo

3. La rambla y la Plaza de Toros

La rambla de Colonia es un paseo de unos 6 kilómetros a lo largo de la costa del Río de la Plata. La misma posee playas y espacios de esparcimiento donde los locales viene a pasar los días de verano o disfrutar de un día de pesca. Son espacios tranquilos para relajarse y disfrutar los bellos atardeceres.
Hacia el final del paseo se encuentra el ex-muelle que supo recibir a los barcos proveniente de Buenos Aires tiempo atrás. Actualmente solo se puede apreciar los pilares. Adentrándose unas cuadras se encuentra la Plaza de Toros, hoy cerrada al público, aunque se planea remodelarla. La misma fue inaugurada en 1910 para realizar corridas de toros, a las que asistían gente desde distintas partes del país e incluso desde Buenos Aires. La plaza funciono durante 2 años y solo hubo 8 corridas oficiales, ya que se sanciono una ley que prohibía este tipo de espectáculos en el país.

Plaza de Toros
Plaza de Toros

4. Gastronomía: parrillada, chivito y mate.

No se puede visitar Colonia sin disfrutar de sus clásicos sabores, una parrillada (barbacoa) de excelentes carnes, chorizos, mollejas y morcillas o el tradicional sándwich de chivito, un sándwich de ternera con jamón, mozzarella, tomate, cebolla y lechuga.
Por la tarde, puedes probar el mate, una bebida típica de Sudamérica hecha con hojas de yerba mate. Para los uruguayos el mate es un ritual y un vínculo social, se toma a cualquier hora y en cualquier lugar, podrás encontrar un sinfín de personas tomando mate a donde quiera que vayas. Para acompañarlo puede disfrutas de alguna delicia con dulce de leche, también típico de la zona.

Parrillada, chivito y mate.
Parrillada, chivito y mate.

5. Compras en Colonia

Si bien Colonia no se caracteriza por ser un lugar de compras puedes llevarte alguna artesanía de la feria de artesanos o alguna obra de un artista de la zona de los locales que se encuentran en el barrio historio. Entre los favoritos se encuentra el almacén La Carlota con todo tipo de objetos, muchos de ellos con reminiscencias a nuestra infancia y obras de artistas locales.
Además, Colonia cuenta con un pequeño shopping a pocas cuadras del puerto. No cuenta con muchos locales comerciales, pero se puede visitar un día de lluvia, además cuenta con un cine y un supermercado.

Compras en Colonia del Sacramento
Compras en Colonia del Sacramento

Algunos datos curiosos de Colonia del Sacramento
Colonia del Sacramento fue llamada también la “manzana de la discordia” o “la ciudad de la pluma y de la espada” por qué fue testigo de muchas batallas entre españoles y portugueses.
El faro fue construido por los constantes naufragios en la zona, por ese motivo se cree que la ciudad está rodeada de tesoros de los barcos que naufragaban.
La ciudad está poblada de autos antiguos, algunos son solo decoración, aunque muchos de ellos aún son utilizados ya que pagan patentes mucho más baratas.