Sydney la ciudad más poblada de Oceanía, fundada fines del siglo 18 por colonos británicos, donde inicialmente le dieron un carácter de lugar de castigo y detención para todos aquellos presos en Inglaterra que no era deseables en el viejo continente, terminó siendo, años más tarde uno de los centros poblacionales más importantes del mundo.

¿Cómo llegar a Sydney?

Sydney se jacta de ser accesible vía auto, tren, avión y por mar.

Obviamente por razones geográficas, la mayoría de los hispanos parlantes la forma de llegar es vía avión.
Australia tiene una de las líneas aéreas mejor valoradas a nivel mundial, Qantas, parte de la alianza One World. Ante similitud de precios con otras compañías la súper recomendamos.
El aeropuerto de Sydney está alojado al sur de la ciudad. Australia, y particularmente Sydney no es barato y conseguir una forma económica de llegar a la ciudad o CBD (City Business District) es el primer paso para no gastar todos los ahorros. Un taxi cuesta aproximadamente AU$50, un poco menos un Uber, aproximadamente AU$45. Si se es un solo pasajero, o dos, el airport train es una opción dado que cada pasaje cuesta AU$16,40 (Habría que evaluar luego la distancia de la estación más cercana al destino final).

¿Cómo moverse en la ciudad?

Lo primero que habría que hacer al llegar al aeropuerto es adquirir una Opal Card, que es la tarjeta para poder viajar en todos los medios de transporte público de la ciudad, desde los trenes a los ferris.
La tarjeta se compra en la mayoría de los supermercados, 7/11, etc. La misma se carga con un monto, que debe superar el mínimo de los AU$10 para los mayores y AU$5 para los menores.
Las tarifas varían por horario en que se toma el transporte, por la longitud de vieja (se marca al subir y al bajar) y por diferentes ofertas, como turistas nos sirve que la Opal cobra un máximo por día y semana, todo lo que se utiliza a partir de allí no será debitado de la carga de la misma, los topes son AU$15 y AU$60, y los domingos AU$2,50.
Por lo tanto, para moverte por Sydney y los alrededores lo puedes hacer por solo AU$15 diarios, utilizando buses, trenes, y ferris.
Obviamente, la opción de usar taxis, colectivos turísticos u otros medios de transporte como Uber están disponibles. (Para este último, siempre busca en internet códigos de descuento).

¿Dónde alojarse?

Sydney, como decíamos es una ciudad cara, al ser así, nos queda modificar otras variables en la búsqueda de un mejor lugar para quedarse sin terminar seco. Airbnb es una gran alternativa para conseguir un buen lugar, a buen precio y de ser posible con cocina para ahorrar en desayunos, almuerzos y algunas cenas. Otra posibilidad es alquilar un cuarto en lugar de todo el lugar en Airbnb (tenemos menos privacidad), también alojarse en un hostel es otra alternativa económica, y Hostelworld es el lugar para buscarlo. Lo bueno de estos dos sitios, Airbnb y Hostelworld es que tienen reviews de los usuarios, y esto te va a ayudar a elegir mejor.
Si sacas una Opal Card, puedes elegir una locación más lejana, ahorrando mucho en la estadía, por ejemplo, hace un tiempo alquilamos una hermosa casa en Redfern, a 20 minutos del CBD en tren por menos de AU$90 por noche, una tercera parte de lo que saldría estar en The Rocks o cerca del CBD.
Si la billetera no es un problema, quedarse en The Rocks es el mejor lugar para alojarse.

¿Cuándo viajar a Sydney?

A diferencia de muchas ciudades, la geografía le repartió buenas cartas a Sydney. La ciudad tiene temperaturas agradables durante todo el año, quizás un poco calurosas en verano -Enero/Febrero-, pero no es Rio de Janeiro. Quizás unos días frescos en invierno, pero nada que no se solucione con un poco de abrigo.

Sydney, Australia
nubes rotas
21.6 ° C
22 °
21 °
68%
4.1kmh
75%
mié
22 °
jue
22 °
vie
19 °
sáb
22 °
dom
22 °
Bondi Beach
Bondi Beach

¿Qué hacer en Sydney? Nuestro Top 5.

Free Walking tours

Como en todas nuestras otras guías, primero recomendamos hacer un Free Walking Tour. Por suerte la ciudad ofrece varios de estos tours. Nuestra recomendación es I’m Free Walking Tour.
Sino sabés cómo funcionan estos tours, es bastante simple, a la hora y en el lugar predeterminado uno se encuentra con el guía, quién los pasea por la parte de la ciudad contando y mostrando la historia del lugar, y al finalizar, luego de 90 minutos, algunos duran un poco más, esperan una propina acorde al grado de satisfacción por el servicio prestado normalmente se estila entre AU$10/20 por persona.

Opera House

Jørn Utzon, el arquitecto que diseño la Opera House, sufrió todo tipo de problemas en la construcción llevándolo a renunciar. Cabe destacar que la historia pago con creces el trabajo de Utzon, quien fue premiado por su trabajo.

No hay forma de no imaginarse la Opera House cuando alguien menciona Sydney. Lo que no se sabe, o al menos nosotros no sabíamos antes de visitar la Opera House, es que no es un solo edificio sino varios. Con muchísimos problemas en su construcción y de presupuesto. se terminó 10 años después de lo establecido, con un sobreprecio del 1500%, odiado al inicio por los locales, ahora es el ícono de la ciudad, visitada anualmente por más de 8 millones de turistas.
Hay tours para conocer el interior o se puede sacar tickets (no suelen ser muy económicos para ver algún show).
A la salida del lugar está ubicado el Jardín Botánico Real, ideal para pasar una tarde caminando y tomar algunas fotografías de la Opera House con el puente de fondo.

Opera House

Bondi Beach

La playa más famosa de Sydney, Bondi Beach (se pronuncia bondai) ubicada al este de la ciudad, a la cual se puede llegar por transporte público, las líneas 333 y 380 te llevan del CBD a la playa en 40/50 minutos.
Cualquier día de sol, la playa se llena de surfistas, “peleándose” por algunas olas, todo el lugar está custodiado por guardavidas y una red especial para contener a los peligrosos tiburones blancos que merodean toda la costa australiana.

Bondi Beach
Bondi Beach

The Rocks, the Pylon lookout, y el Sydney Harbour Bridge

El segundo ícono de la ciudad es el puente de la bahía de Sydney (Sydney Harbour Bridge), increíble construcción que vale la pena cruzar a pie, y disfrutar de las vistas que brinda. Lo que no recomendamos es escalarlo, no sólo es extremadamente caro, sino que no te permiten sacar fotos, como alternativa a esto tenemos la posibilidad de subir al Bridge Pylon -o Pylon Lookout- (torre del puente) donde hay excelentes vistas del puente, mucho mejores que desde arriba.
Cerca del inicio sur del puente, está The Rocks, que fue él barrio pobre de la ciudad, donde la peste bubónica hizo estragos a principios del siglo 20, pero desde hace unos 40 años se reconvirtió y hoy es uno de los barrios más cool de Sydney.

Sydney Harbour Bridge desde pylon lookout
Sydney Harbour Bridge desde pylon lookout

Manly Beach

No olvides llevar el traje de baño y protector solar.

A 40 minutos del puerto de Sydney en ferry está Manly beach, ideal para ir un fin de semana con mucho sol.
Una playa amplia para caminar o correr, también tiene una extensa oferta de restaurants y bares para pasar el día y la noche.
No hace falta sacar ningún otro tipo de ticket ni pasaje, utilizando los ferris públicos y la tarjeta Opal llegas sin problemas.

Manly Beach
Manly Beach

Extra: Blue mountains

A 2 horas en tren de la Estación Central de Sydney hasta la estación Katoomba, se llega a las Blue Mountains. Una vez en Katoomba, se puede tomar el ómnibus turístico, un bus público o caminar por Katoomba st., hasta llegar al mirador.
Desde el mirador se pueden apreciar “las 3 hermanas” (The Three Sisters), y todo el inmenso valle, como si fuera un mini-Grand canyon.
Desde el mirador salen varios caminos para hacer un poco de hikking, pasar por cascadas, arroyos, etc. Muy recomendable para tener una experiencia diferente a la que se esperaría pasar en Sydney.

Three Sisters - Blue Mountains
Three Sisters - Blue Mountains

Datos interesantes de la ciudad

  • Como comentábamos antes, los precios de Sydney son bastante altos, pero siempre hay algún lugar para poder comprar algún recuerdo o regalos para los que no vinieron. Cerca de la estación Central, está el Paddy’s market, donde podrás comprar todas las chucherías para regalar, boomerangs, monederos (hechos de escroto de canguro), remeras e imanes para la heladera (y mucho más).
  • Si existe la posibilidad, no dejen de ir a un partido de futbol australiano. Hacen que el rugby parezca un juego de niñas.
  • Si vas a comer a algún restaurant no se espera propina alguna, a diferencia de otras ciudades, igualmente si el servicio fue bueno, dejar un 10% no está mal visto.
  • Si la idea es seguir para Melbourne, Gold Coast o Nueva Zelanda, hay muchas aerolíneas de bajo costo como Tigerair o Jester que te llevarán por la mitad o menos que Qantas u otras aerolíneas tradicionales.